¿CÓMO PODEMOS CUIDAR NUESTRA PIEL EN VERANO?

Durante estos meses nuestra piel puede sufrir diversos daños, ocasionados por la sobre exposición solar, el cloro de las piscinas o la falta de hidratación. Algunas de las consecuencias son rojeces, inflamaciones, quemaduras, una piel seca o envejecida.

Todos estos problemas se pueden prevenir y tratar, siendo el extracto de ajo negro un excelente aliado en su cuidado.


Ha sido utilizado tradicionalmente para prevenir y tratar diferentes patologías cutáneas. En países como Japón o Corea es frecuente su uso por sus propiedades curativas y regenerativas, siendo considerado como antibiótico natural, además de proporcionar más antioxidantes que el ajo común.


Pero ¿cómo puede ayudar el consumo regular de extracto de ajo negro a mantener una piel sana y bonita? El ajo negro cuenta con numerosos componentes antioxidantes que previenen el envejecimiento prematuro de la piel. Además, se le confieren tantas propiedades medicinales porque contiene aminoácidos, tanto esenciales como no esenciales, que contribuyen al bienestar de nuestra piel.


Estos son los aminoácidos presentes en el ajo negro y su actuación sobre la piel:


Lisina: participa en la reparación celular, la síntesis de colágeno y en la producción de todas las proteínas musculares junto con la vitamina C. Además, mejora la circulación del cuero cabelludo, lo que favorece el crecimiento del cabello.